Podemos y lo que sí se puede hacer en economía

Desde hace años, la casta económica en España se ha empeñado en presentar como imposible todo aquello que no quiere que suceda. Apoyada en la teoría económica dominante (la misma teoría neoclásica que ni supo prever la crisis ni sacarnos de ella), intenta convencernos de que sólo hay un camino posible, esto es, una suerte de pragmatismo económico circunscrito a aquello que interesa a un poder económico que siempre viaja en business class. Sin embargo, todo este montaje comenzó a desvanecerse en el momento en el que el pragmatismo de la política económica española dejó de ser pragmático para el bienestar de la mayoría social. En estas circunstancias, nace Podemos como iniciativa política con el objetivo de interpelar al viejo pacto social cada vez más quebrado y alertar de que el consenso del pasado se sigue descomponiendo a fuego lento.

Podemos presenta un relato responsable dirigido a la mayoría social, claro y directo, serio y riguroso, abandonando el derrotismo y los subterfugios, denominando a las cosas por su nombre, y logrando acompañar cada crítica con una solución concreta. Podemos plantea como necesidad imperiosa recuperar la economía al servicio de la gente. Su propuesta económica tiene como principal objetivo acabar definitivamente con la estafa democrática y económica que se ha venido produciendo. Podemos llega con la saludable intención de disputar ese sentido común económico que venía instalándose por arriba sin atender a todo lo que venía pasando por abajo. Esta fuerza política considera que “lo posible, lo que se puede, lo que es verdaderamente pragmático” debe ser aquello que realmente es beneficioso para la vida cotidiana de cada ciudadano. Se trata de poner la economía al derecho, y no dejarla más tiempo al revés; se trata de acabar con esa injusta ley del embudo de orden neoliberal que hace de la economía un mal repartidor de riqueza, es decir, “estrecha para una mayoría y muy ancha para unos pocos”. Podemos se presenta como alternativa económica cuestionando al modelo fallido desde sus propias entrañas, desde sus corruptas y anquilosadas estructuras e instituciones, acusando a los responsables con nombres y apellidos, haciendo algo que la economía dominante ha declinado hacer, esto es, “llamar al pan, pan, y al vino, vino”.

Ganemos el sur de Madrid

El área metropolitana de Madrid, con una población de más de dos millones de habitantes, es escenario de otras iniciativas de tipo municipalista, surgidas la mayoría de ellas al calor de los movimientos nacidos de las movilizaciones del 15 de mayo de 2011. Tienen en común el hecho de ser fuerzas de corte social que…