Durante los últimos años hemos visto cómo las políticas de los partidos políticos en el gobierno nos han obligado a ajustarnos el cinturón a las mayorías en beneficio de una minoría privilegiada. Hemos visto cómo se rescataba a la banca con decretos de urgencia y cómo se ponían de acuerdo en tiempo récord tanto el PP y el PSOE para pactar políticas de recorte que nos afectaron. Esta cadena de abusos contra la mayoría se perpetuó y nos ha colocado a la cabeza de los índices de desigualdad en Europa. España, que alguna vez fue un ejemplo de servicios públicos como la sanidad, se vio a la cola de sus pares europeos y la gente golpeada en sus derechos y sus bolsillos.

Ahora, después de vivir un año electoralmente intenso que tuvo como protagonista el cambio y que la gente volviera a entrar en las instituciones, es tiempo de decir que el rescate debe ser una prioridad para devolver la dignidad a la gente. Podemos, como herramienta del cambio, ha realizado una serie de conversaciones con diversas fuerzas de la sociedad civil y movimientos sociales con la intención de lograr un consenso social sobre las medidas que necesita la gente. Así fue que nació el Plan de Rescate Ciudadano que se encuentra en el programa de Podemos, un programa construido por la gente y para la gente.

Infog_vivienda

En los últimos días hemos visto como PP, PSOE y Ciudadanos ensayan un cierre oligárquico del escenario político español. Frente a un PP que quieres forzar una Gran Coalición a la alemana, las maniobras del PSOE pueden ser calificadas como “efecto Laudrup”: mirar y amagar a la izquierda para después pasar el balón a la derecha. Ante esta situación es imprescindible que desde Podemos nos desmarquemos y abramos las instituciones a la sociedad civil y a sus demandas más urgentes. En este sentido, un proyecto como la Ley 25 de Emergencia Social buscan poner en primer plano tres reivindicaciones fundamentales y urgentes al servicio de la mayoría social de nuestro país: derecho a la vivienda, derecho a la salud y fin de la pobreza energética.

Mientras los medios de comunicación ponen el foco en el bebé de Carolina Bascansa o en las promesas alternativas a la constitución, nosotros nos esforzamos en hacer propuestas que de verdad sirvan para algo. Legislar para recuperar unas condiciones de vida adecuadas es nuestra prioridad y antecede al reparto de cualquier cargo o a la constitución del gobierno de turno que pueda arrojar la aritmética parlamentaria. Creemos que, más allá de los juegos de sillones, de los pactos y arreglos, lo que corresponde es una legislatura que signifique lo que la ciudadanía votó en las urnas: cambio. Y el primer paso es resolver con carácter de urgencia las cuatro medidas prioritarias que nuestra LEY25 de emergencia social plantea.

Infog_salud

La ley 25 de emergencia social la enmarcamos en el Plan 25, una batería de medidas que pretende situar elementos esenciales para el cumplimiento efectivo del artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.”

Y eso es lo que nosotros queremos y con lo que nos comprometimos.

Por eso, nuestra Ley25 de emergencia social es ese primer paso para llevar a cabo nuestro Plan de Rescate Ciudadano. Se trata del inicio de un proceso que este miércoles 13 dará el primer paso y convocará durante las siguientes semanas a miembros de la sociedad civil, organizaciones y movimientos a dialogar y exigir lo que la gente necesita con urgencia. Se trata de una Ley25 que contiene medidas de sentido común. Nadie podría negarse a ellas. Las medidas fundamentales están orientadas a combatir la pobreza energética, garantizar el derecho a la vivienda y al acceso universal a la salud.

Infog_energía

La diferencia entre la vieja y la nueva política es justamente esta: que mientras unos están discutiendo por qué sillón les toca, nosotros estamos pensando en gobernar para la gente y ponemos como prioridad sobre la mesa un pacto con la ciudadanía. Este miércoles 13, que entramos al Parlamento, lo hacemos priorizando a la gente. Es momento de entrar en las instituciones para que vuelvan a mirar los problemas reales de todos y todas.

Medidas:

• Energía: Plan de Rescate Energético.
– Poner fin a los cortes de suministros a hogares vulnerables.
– Bono de acceso a suministros en hogares vulnerables.

• Vivienda: blindaje del derecho a la vivienda.
– Paralización de los desahucios sin alternativa habitacional.
– Garantía habitacional para las victimas de las violencias machistas.

• Salud: Derecho a la salud.
– Derogación de los copagos sanitarios y de los medicamentazos
– Restablecimiento del acceso universal a la sanidad.

Aquí podéis descargaros documentación:

Gráfico Ley 25

Presentación Ley25