Jueves, 30 de octubre de 2014.

El miércoles pasado estuvimos en la mesa debate sobre los enfermos de Hepatitis C que se celebraba en el Centro Cívico de Las Margaritas, fuimos invitados por una vecina que no dudó en trasladarnos su difícil situación personal: su marido enfermo de Hepatitis C está en una situación muy grave y existiendo un tratamiento que erradica la enfermedad, un medicamento que se llama Sovaldi, no puede acceder a él. El miedo es constante, porque temen que el medicamento llegue demasiado tarde.

Durante la mesa debate, varios integrantes de La Plataforma de Afectados por Hepatitis C explicaron que el caso del vecino de Las Margaritas no es aislado, muchísimas personas se encuentran en la misma situación, estamos hablando de que en nuestro país hay 300.000 enfermos de Hepatitis C diagnosticados (aunque se estima que 600.000 no saben que están afectados). Y si seguimos mirando cifras, el panorama se vuelve aterrador, en 2013 hubo 4.000 muertes por Hepatitis c. En 2014 llevamos 12 muertes diarias por el mismo motivo.

Pero, ¿por qué ante esta situación el Gobierno no toma medidas y protege a sus ciudadanos? “Detrás de este genocidio hay intereses económicos, el tratamiento completo cuesta unos 60.000 euros por paciente pero para esto no hay dinero, sí que hay para rescatar bancos, para hacer aeropuertos sin aviones…  estas Navidades se van a gastar más de 800.000 euros en iluminación navideña. Es vergonzoso que antepongan la decoración de las calles a un tratamiento que salva vidas”, explicaba una mujer de la plataforma que fue infectada por una transfusión, es decir, por errores del propio sistema.

mesa debate hepatitis C

Además, en países en desarrollo, como Egipto, los gobiernos han conseguido negociar con el laboratorio y el tratamiento cuesta 900 euros«, aseguraba otro miembro de la plataforma.

De momento, los 125 millones que el Gobierno de Rajoy destinará a este asunto solo cubrirá el tratamiento de 4.900 de los 300.000 enfermos. Por eso, desde la Plataforma de Afectado por Hepatitis C piden sensibilización y concienciación con este problema, ya que se sienten ignorados por los medios de comunicación. Explican que ya han comenzado “un combate”; a nivel legal se estudiará una posible querella a la ministra de Sanidad, Ana Mato y se llevarán a cabo movilizaciones promovidas por esta asociación que ha asegurado no dejará de luchar.

Y es que, solamente luchando, unidos y organizados podemos terminar con este tipo de comportamientos políticos.