El pasado miércoles, jornada en la que hubo un maratoniano Pleno en el Congreso de los Diputados, no se hablaba de otras cosa en los pasillos de la Cámara: el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) tenía listo su barómetro de otoño y quedaba en evidencia que Podemos, el partido de Pablo Iglesias, era la primera o una de los dos primeras fuerzas políticas en intención de voto directo –algunos apuntaban a empate técnico con el PP- y segunda en voto estimado. Se daba por hecho que el estudio sería presentado el lunes. Pero habrá un aplazamiento de última hora y no será hasta mediados de semana cuando se publique tan llamativo sondeo, según confirmaron a este diario fuentes conocedoras de los trabajos del CIS.

Las fuentes citadas puntualizan que aún no han terminado los trabajos vinculados al barómetro de octubre, que incluye preguntas sobre actitudes políticas a partir de las cuales se calcula la estimación de voto para futuras elecciones. Según parece, los responsables de esta encuesta no tienen cerrados los resultados definitivos y van a trabajar «intensamente» este fin de semana para tenerlo listos lo antes posible y poderlos presentar públicamente, seguramente en el ecuador de la próxima semana.

A nadie se le escapa que, con independencia de los resultados que arrojen los datos de voto proyectado, el hecho de que Podemos se sitúe como primera o segunda fuerza política en España en voto directo supone una revolución en el panorama político nacional, así como un serio aviso para el bipartidismo, que vive momentos muy complicados a raíz de los casos de corrupción que se están conociendo en los últimos días (y que, por cuestión de calendario, no estarán recogidos en el trabajo de campo de este sondeo).

Sigue leyendo…

1414842473103

 

Autora: IOLANDA MÀRMOL
Fuente: El Periódico