Archivo de la categoría: Economía

La economía se encuentra en las personas

eszaEl I Congreso Internacional de Economía Social y Solidaria (ESyS), que se celebra del 27 al 29 de noviembre en Zaragoza, reunirá a organizaciones sociales, administraciones, empresas, emprendedores/as y consumidores/as comprometidos/as para poner en común experiencias en torno a la economía social y solidaria y dialogar sobre sus posibilidades de futuro.

Bajo el lema “La economía se encuentra con las personas”, el encuentro se distribuye por toda la ciudad para acercar modelos económicos más éticos a una población que busca alternativas reales a la crisis. El congreso será también un evento clave para el fortalecimiento de las redes de economía social y solidaria ya existentes, así como para la creación de nuevas alianzas.

Seis ejes temáticos principales y transversales buscan abordar de forma integrada y amplia los temas principales que ocupan la práctica y la teoría de la economía solidaria:

La Renta Básica Universal – En boca de uno de sus expertos #RBU

Daniel-Raventos

Daniel Raventós

Daniel Raventós, profesor de la Facultad de Economía en la Universidad de Barcelona (España), nos explica en esta entrevista cómo una Renta Básica Universal, individual e incondicional ayudaría a conseguir una sociedad más justa y con más cuotas de libertad.

También explica la viabilidad de esta medida si se modifica el sistema impositivo, con datos concretos, reales. Y cómo, en base a la propuesta concreta que ha realizado con otros autores, ello supondría beneficio para el 70% de la población, que otro 15% quedara como está y que el 15% más rico (en base a datos de las declaraciones del IRFF de un periodo y ámbito concreto, Cataluña) perdiera… sin que dejara de ser rico.

Y todo ello sólo depende de la voluntad política de quienes nos gobiernan.

Por Amaya/Barrago/Gai/Picciau Sigue leyendo

Sobre la Renta Básica y la desigualdad de género

Una demostración de que la Renta Básica es posible;

(Escrito por Jordi Arcarons · Daniel Raventós · Lluís Torrens )

La renta básica (RB) ha recibido muchas críticas desde que es conocida ya hace al menos tres décadas. La de que no es una buena medida para las mujeres (crítica que tiene algunas variantes) empezó con cierta fuerza y se ha ido apagando con el tiempo porque muchas feministas han defendido el papel que la RB podría jugar en su larga lucha por la igualdad.Sigue leyendo en Kaos en la Red: Aquí

Podemos y lo que sí se puede hacer en economía

Desde hace años, la casta económica en España se ha empeñado en presentar como imposible todo aquello que no quiere que suceda. Apoyada en la teoría económica dominante (la misma teoría neoclásica que ni supo prever la crisis ni sacarnos de ella), intenta convencernos de que sólo hay un camino posible, esto es, una suerte de pragmatismo económico circunscrito a aquello que interesa a un poder económico que siempre viaja en business class. Sin embargo, todo este montaje comenzó a desvanecerse en el momento en el que el pragmatismo de la política económica española dejó de ser pragmático para el bienestar de la mayoría social. En estas circunstancias, nace Podemos como iniciativa política con el objetivo de interpelar al viejo pacto social cada vez más quebrado y alertar de que el consenso del pasado se sigue descomponiendo a fuego lento.

Podemos presenta un relato responsable dirigido a la mayoría social, claro y directo, serio y riguroso, abandonando el derrotismo y los subterfugios, denominando a las cosas por su nombre, y logrando acompañar cada crítica con una solución concreta. Podemos plantea como necesidad imperiosa recuperar la economía al servicio de la gente. Su propuesta económica tiene como principal objetivo acabar definitivamente con la estafa democrática y económica que se ha venido produciendo. Podemos llega con la saludable intención de disputar ese sentido común económico que venía instalándose por arriba sin atender a todo lo que venía pasando por abajo. Esta fuerza política considera que “lo posible, lo que se puede, lo que es verdaderamente pragmático” debe ser aquello que realmente es beneficioso para la vida cotidiana de cada ciudadano. Se trata de poner la economía al derecho, y no dejarla más tiempo al revés; se trata de acabar con esa injusta ley del embudo de orden neoliberal que hace de la economía un mal repartidor de riqueza, es decir, “estrecha para una mayoría y muy ancha para unos pocos”. Podemos se presenta como alternativa económica cuestionando al modelo fallido desde sus propias entrañas, desde sus corruptas y anquilosadas estructuras e instituciones, acusando a los responsables con nombres y apellidos, haciendo algo que la economía dominante ha declinado hacer, esto es, “llamar al pan, pan, y al vino, vino”. Sigue leyendo

TTIP: un Golpe transnacional de UE y EE.UU contra la soberanía popular

nottip02A lo largo del pasado mes de julio se celebró en Bruselas la sexta ronda de negociación en torno al Tratado Trasatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés), bajo el mismo aura de opacidad y secretismo que ha caracterizado este proceso desde que la Unión Europea (UE) y los Estados de Unidos de América (EUA) lo pusieran en marcha en junio de 2013.

Esta propuesta, que espera ser definitivamente aprobada a lo largo de 2015, plantea un nuevo marco de regulación de las relaciones comerciales y de inversión entre las dos regiones a ambos lados del Atlántico, con el objetivo último de generar el mercado más grande y relevante del planeta. Para ello, se pondrían en marcha básicamente cuatro iniciativas (armonización normativa; nueva arquitectura política y jurídica entre empresas e instituciones públicas; rebaja de aranceles; marco favorable a la privatización de servicios) que, de aprobarse, alterarían profundamente las reglas de juego básicas del estado social y de derecho europeo.

Por supuesto, estas transformaciones serían positivas y necesarias para quienes defienden el Tratado. En este sentido, y frente al magro desempeño económico actual, se deberían priorizar las medidas que mejoren las perspectivas de negocio, de manera que se genere más inversión, más empleo y, en última instancia, mayor bienestar. Desde esta premisa, ya han sido publicados diversos estudios[1] que, sin conocer los contenidos de los que se aprobará, ya auguran que el TTIP tendrá un resultado óptimo en términos de crecimiento económico (en torno al 1% en la UE), de comercio (17%) y en la creación de miles de empleos.
Por el contrario, cada vez somos más las voces que desde ámbitos académicos, sociales y políticos pensamos que el TTIP, si atendemos a la información filtrada hasta el momento, podría tener un impacto muy negativo en términos ecológicos, sociales, económicos, laborales y democráticos. En este sentido, y frente a quienes defienden el TTIP, no creemos que haya una correlación positiva sino negativa entre beneficios y bienestar, de tal manera que asistimos hoy en día a un conflicto capital-vida profundo y notorio. El TTIP no haría sino agudizar este conflicto de manera exponencial en contra del bienestar de las grandes mayorías y de los derechos de la naturaleza, al establecer una estructura político-jurídica que únicamente favorece a los intereses de las grandes empresas trasnacionales (ETN).
Esta afirmación se sustenta sobre el análisis de los cuatro ejes principales del acuerdo antes señalados y de sus implicaciones sobre una realidad marcada a su vez por dos dinámicas prioritarias en el contexto global: el peso hegemónico de las ETN como actores económicos y políticos, por un lado; y la creciente competencia geopolítica entre ETN, por el otro. Ambas dinámicas nos permiten comprender mejor qué está en juego, quién, por qué y para qué se propone este acuerdo.
Precisamente en función de esta lógica estructuramos el presente artículo, describiendo en un primer apartado estas dos tendencias del contexto actual, para en un segundo apartado proceder a analizar los cuatro ejes principales del acuerdo y sus posibles consecuencias. Sigue leyendo