La formación morada considera básica “la adopción de un cambio de legislación del modelo asistencial de personas mayores y dependientes en nuestro país que priorice la atención domiciliaria a través de los servicios públicos y la financiación adecuada”.

GETAFE/ 15 SEPTIEMBRE 2020 /.- El Grupo Municipal Podemos Getafe ha presentado una proposición para el próximo Pleno que se celebrará el lunes 28 de septiembre con el objetivo de “realizar los cambios legislativos y estructurales necesarios para priorizar la atención domiciliaria dentro de los servicios asistenciales para personas mayores y dependientes siempre que sea posible”.

 

En su proposición, la portavoz del Grupo Municipal Podemos, Alba Leo, expone que “ la grave crisis sanitaria que vivimos ha demostrado la necesidad de cambiar nuestro modelo asistencial para personas mayores y dependientes. El desastre de la gestión de la pandemia del modelo de las residencias ha puesto en evidencia un modelo afectado gravemente por la precariedad y las privatizaciones, cuyo único objetivo ha sido y es obtener el máximo beneficio económico”.

 

Desde Podemos Getafe explican que “debemos tomar como referencia los modelos europeos de éxito en este sentido y propuestas como la realizada por diversas catedráticas para el Instituto de Estudios Fiscales hace dos años, que proponía la creación de un sistema universal, público y eficiente de cuidados de larga duración para personas mayores y dependientes”.

 

Según Alba Leo “priorizar la atención domiciliaria de las personas mayores es poner la vida de la gente en el centro de las políticas públicas, y también crear empleo, público y de calidad, en importantes cantidades, cuyas cotizaciones revertirán para sufragar el propio sistema como expone perfectamente el informe anteriormente mencionado. En la Comunidad de Madrid apostamos por la creación de una Empresa Pública de Cuidados regional que sea capaz de prestar todos los servicios necesarios para afrontar este cambio de modelo, que ayer era necesario y hoy es urgente; no podemos seguir admitiendo que el dinero público acabe en las cuentas bancarias de paraísos fiscales donde lo llevan los fondos buitre que  hoy gestionan una parte importante del sistema residencial madrileño, como se ha demostrado durante la crisis sanitaria”.