El pasado 23 de septiembre, el Parlamento polaco dio luz verde a la tramitación de una ley que introduce una prohibición casi total del aborto. De aprobarse, la posibilidad de abortar quedaría restringida a un solo supuesto, el riesgo de muerte de la mujer, pese a que Polonia cuenta ya con una de las leyes más restrictivas de Europa, que solo permite abortar cuando el feto está en peligro, cuando hay grave amenaza para la salud de la madre y en caso de violación o incesto. Si se aprobara la nueva norma, las mujeres podrían ser encarceladas hasta 5 años en prisión y los médicos también serían penalizados.

Desde hace un mes, las organizaciones de mujeres y feministas de Polonia llevan promoviendo protestas en contra de esta iniciativa, que supone una clara violación de los derechos humanos. En varias ciudades han tenido lugar marchas de protesta y solidaridad, conocidas como «black protests». En ellas, miles de personas vestidas de negro han alzado sus voces contra esta medida represiva e inaceptable del Gobierno polaco. Las organizaciones de mujeres polacas han convocado también una huelga nacional contra la ley el pasado lunes 3 de octubre, durante la cual se han negado a realizar ningún trabajo, sea remunerado o no, protesta que culminó con una de las mayores manifestaciones en Polonia en los últimos años.

Leer artículo completo

polonia-lunes-negro-720x480