carteroas

Carta a mi nieta y mis nietos y con ellos al futuro próximo de nuestro país.

Hola Lucía, Nacho, Jairo y Bruno. Vuestra abuela ahora se ha hecho cartera.

Algunos de vosotros sois tan pequeños que no sabéis que es eso de ser cartera. Cartera es una persona que lleva cartas con noticias y deseos a otras personas y yo quiero llevar a todas las personas de nuestro entorno, ya sean familiares o amigas, la noticia de que si que podemos cambiar en nuestro, vuestro, país las leyes que no están bien e impulsar un futuro lleno de luz, igualdad, esperanza y democracia.

Vuestro abuelo (Matías, que además es un gran poeta), nuestros amigos, yo misma, llevamos toda nuestra vida en las calles, luchando por nuestro país, por eso nunca hemos podido ser ni padres ni abuelos de los llamados “normales”, nosotros teníamos que estar en la lucha por una sociedad mejor. Primero contra un monstruo horrible que hubo en este país: la dictadura. Todavía bufan sus coletazos. Algunas personas que se dedican a la política lo quieren maquillar, disfrazar, para convencernos de que olvidemos y negaros a vosotros el derecho a conocer la historia de la que formáis parte.

Antes que nosotros y nosotras vuestro bisabuelo (Matías), vuestros tatarabuelos (Eduvigis y Félix) estuvieron encarcelados y perseguidos por defender a su país del fascismo (aquí hubo una terrible guerra cuyos consecuencias no están resueltas). Ellos arrastraron toda su vida la enorme pena de no haber podido conseguirlo a pesar de los sacrificios. Toda su vida arrastraron la enorme pena de los amigos y familiares que fueron asesinados (algunos desaparecidos en fosas anónimas que los sucesivos gobiernos se niegan a encontrar para nuestra vergüenza) por querer conseguir un país libre y democrático.

Algunas veces nos desanimamos ante tanto esfuerzo que parece no dar fruto. Pero es que el “monstruo” del poder económico es tan potente. Los “lobos feroces” que nos acechan utilizan todas las tretas para engañar a la ciudadanía y comérsela de un bocado sin dejarla ni respirar. Las “cuevas” oscuras y profundas donde nos amenazan con meternos si no les dejamos devorarnos son tan horrorosas que a veces paralizan.

Pero seguimos y seguiremos blandiendo la “espada” para conseguiros un país mejor.

Por eso quiero hablaros de nuestro entorno más cercano, el que conocéis y que necesitamos cambiar. .

Vuestras madres, mis hijas, Noemí y Miriam, músicas violinista una y flautista otra. A pesar de todas las trabas, con gran esfuerzo consiguieron terminar sus estudios de conservatorio, que era lo que querían. A su increíble esfuerzo se añade el esfuerzo económico que para una familia de trabajadores como la nuestra supuso pagar los estudios, los instrumentos, los cursos complementarios, etc.

A pesar de tanto esfuerzo, las enseñanzas musicales son despreciadas en los sucesivos programas y leyes educativas de los gobiernos que hasta ahora hemos tenido. Hay países en que los estudios de música figuran como un derecho básico de la ciudadanía y están en su constitución, eso me gustaría para vosotros y nuestro país.

Ellas, vuestras madres, son mujeres fuertes, con ideas y principios claros y os mostrarán (como ya hacen, mis pequeños músicos) la maravilla de su trabajo y de sus enseñanzas.

Vuestros padres, Natxo y Javi, hombres magníficos, que han hecho posible el milagro de vuestra existencia. Dos músicos estupendos, que como tantos otros miles trabajan para comer de otra cosa. Pero que os transmiten día a día el significado de la corresponsabilidad, la igualdad, la democracia en vuestras familias y el amor y respeto por la música.

Tengo que hablaros de nuestra familia.

Paula una doctora en biológicas, investigadora extraordinaria a la que los recortes expulsan de un proyecto de investigación en el que trabajaba desde hacía 10 años. Ahora tiene que reinventarse, intentar quedarse en nuestro país o marcharse al extranjero donde su s conocimientos son valorados y solicitados. Cientos de investigadoras y científicas tienen que irse para poder desarrollar sus capacidades y además comer.

Irene una magnifica enfermera está aportando en Alemania lo que aquí, en nuestro país, se invirtió para formarla. Aquí los recortes han expulsado a cientos de profesionales de la salud.

Nacho, cámara ”freelance” que en realidad significa que corre con todos los riesgos de su trabajo y no acumula ningún derecho una forma de pagarse el propio trabajo sin ningún derecho como trabajador.

Elena una intérprete extraordinaria de signos que trabaja en extraescolares, patios o cuidando niños por horas. Los recortes en asistencia a diversidad funcional dejan a las personas sin posibilidad de comunicarse.

Y los hijos de nuestros amigos..Químicos/as, Ingenieras/os, Enfermeros/as, Medicas/os,… que después del gran esfuerzo, también económico, de completar formación en nuestro país tienen que irse y volcar sus conocimientos en otro país, donde los reciben encantados de tener tan buenos profesionales sin tener que invertir ni un euro en su formación. Cuánto dolor en esta generación de jóvenes exiliados. Vosotros solo entendéis que no están aquí, y que cuando queréis verlos/as no es posible y empiezan a ser una imagen en el ordenador.

Y los que se han quedado aquí. Contratos miserables, tan mal pagados que de ninguna manera les permiten tener un proyecto de vida propio.

Yo no quiero nada de esto para vuestro futuro, quiero que seáis todo aquello que deseéis ser. Que podáis estudiar, trabajar y vivir en nuestro país o decidir libremente que os queréis ir a toro.

Por eso votare el próximo 20D a Podemos, porque es una luz de esperanza en este túnel que nuestro país atraviesa. Porque quiero una auténtica transformación social, y eso necesariamente tiene que pasar un cambio real de políticas sociales, laborales, económicas,    educativas, de igualdad, de sanidad, de justicia y todos esos derechos que a las personas trabajadoras nos sustentan.

Quiero que construyamos una sociedad, un país donde vosotros, mi nieta y mis nietos viváis en una sociedad con futuro. Sin olvidar ni por un momento de donde venís y que podáis sentir orgullo de vuestra abuela que hizo lo posible porque ese cambio se produjera.

Os quiero.

Miles de besos

Vuestra abuela

Ángeles D.

P.D. Esta carta la voy a enviar a todas las personas que conozco y les voy a pedir que a su vez escriban una propia y se la envíen al menos a 10 personas contándoles porque quieren y necesitan un cambio en nuestro país.

carteroas2