El proceso fundacional en el que está inmerso Podemos para definir su modelo organizativo, así como sus principios éticos y políticos, ha sacado a relucir las diferentes corrientes internas del partido. La heterogeneidad es una de las principales señas de identidad de la formación liderada por Pablo Iglesias, por lo que está emergiendo una pluralidad de posturas respecto a importantes cuestiones políticas (como el modelo territorial, económico o de defensa) y organizativas (convergencia con otras organizaciones políticas, métodos de participación o de extensión a movimientos sociales y sociedad civil en general).

Las diferentes líneas políticas y de opinión en el seno de esta organización pueden agruparse en cuatro grandes categorías, que no sólo responden a postulados ideológicos, sino también a las clásicas camarillas o “familias”. La que más peso tiene en la organización es la conformada por la promotora, cuyos miembros han acaparado durante estos meses la mayor atención mediática y responsabilidad interna (lo primero ha sido en la mayoría de casos consecuencia de lo segundo): Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre conforman el núcleo duro de Podemos Central o, lo que es lo mismo, del Círculo Podemos Complutense.

La segunda corriente interna con más peso en la organización es la de Izquierda Anticapitalista (IA), que en 2008 se escindió de Izquierda Unida

La segunda corriente interna con más peso en la organización es la de Izquierda Anticapitalista (IA), que en 2008 se escindió de Izquierda Unida para convertirse en un partido independiente. La mayoría de sus miembros fundadores son antiguos militantes de la Liga Comunista Revolucionaria, como es el caso del histórico Jaime Pastor, politólogo y profesor de la UNED. El papel de esta organización fue fundamental para la creación de Podemos, que idearon y diseñaron desde su secretaría general. Entre los militantes cercanos a IA con cargos de responsabilidad en Podemos destaca los eurodiputados Pablo Echenique y Teresa Rodríguez, además de Miguel Urbán, que actualmente se encarga de la comisión de extensión y fue el número siete en la lista a las elecciones europeas.

La eurodiputada de las bases

Con un peso, de momento, secundario, pero cada vez más ruidoso y nutrido por las bases se encuentra la corriente de corte netamente quincemayista. Muy heterogénea y poco compactada, esta familia está formada casi por descarte, al estar alejada tanto de Podemos Central como de la estructura de IA. Sin embargo, no está exenta de identidad propia como están demostrando durante estas primeras semanas de asamblea fundacional. En su mayoría son activistas que despuntaron con el 15-M y que forman parte del tejido social de sus respectivas ciudades, aunque cuentan con el apoyo de la eurodiputada Tania González.

La corriente federalista destaca por su cohesión, aunque su peso en la organización es a día de hoy bastante marginal

Los integrantes de esta corriente están repartidos por los círculos de todo el territorio y su principal punto de encuentro se basa en la voluntad de dotar a Podemos de una estructura los más asamblearia posible y regida por la democracia directa. Entre los nombres que más destacan por méritos propios (propuestas con más adhesiones recabadas entre las bases) destacan los equipos encabezados por Víctor García (Profundización Democrática), Daniel Ripa (Podemos Participar Más), Carolina Huelmo (Círculo Enfermeras) y Pablo Soto (Iniciativa Ciudadana Podemos, que la promotora ya ha integrado en su propuesta).

Seguir leyendo en El Confidencial