El área metropolitana de Madrid, con una población de más de dos millones de habitantes, es escenario de otras iniciativas de tipo municipalista, surgidas la mayoría de ellas al calor de los movimientos nacidos de las movilizaciones del 15 de mayo de 2011. Tienen en común el hecho de ser fuerzas de corte social que enarbolan la bandera de los movimientos y la participación ciudadana, alejándose de la política más tradicional y personalista.

Uno de los primeros en nacer, previo al 15M, fue el Movimiento de Izquierda Alternativa (MIA) de Pinto, que consiguió dos concejales en los pasados comicios municipales. Más tarde, tras la ola del 15M que barrió las plazas de todas estas localidades, y antes de la aparición de Podemos, llegaron la Alternativa de Unidad Popular Asamblearia (AUPA) en Alcorcón, la Unión Vecinal Asamblearia (UVA) en Móstoles y Sí Se Puede Leganés. Las dos primeras aparecen como una iniciativa de integrantes de las asambleas populares de las dos ciudades junto con otros actores, mientras que en Leganés el movimiento vecinal fue el principal impulsor de la candidatura. Además, están los casos de Getafe y Fuenlabrada, municipios en los que hay asambleas ciudadanas que tratan una posible candidatura, pero donde no ha llegado a cristalizar una nueva formación. Sí existen, sin embargo, círculos de Podemos y, en el caso de Getafe, un embrión de Ganemos.

Seguir leyendo en Diagonal.net